Proteína vegetal – la nueva estrella de la alimentación sana

Si las proteínas vegetales tuvieran sentimientos, probablemente se sentirían muy frustradas ya que a menudo son subestimadas y eclipsadas por sus competidores de origen animal. ¡Incluso hay personas que ni siquiera saben que existen! Incomprensible teniendo en cuenta que las proteínas vegetales ofrecen innumerables beneficios. «Las proteínas son el material de construcción central de todas nuestras células, sin las cuales ningún organismo funcionaría correctamente. En pocas palabras: las estructuras proteicas mantienen unido nuestro cuerpo», afirma Hans Hauner, director del Centro de Medicina Nutricional Else Kröner-Fresenius de Múnich. Junto con los hidratos de carbono y las grasas, las proteínas forman parte de los tres macronutrientes de nuestra dieta.

 Un impresionante material de construcción

Mientras que los hidratos de carbono y las grasas se queman principalmente por el metabolismo para obtener energía, las proteínas son un material conjunctivo. Cada molécula de proteína está formada por aminoácidos. Y son auténticos todoterreno: las necesitamos para acumular energía y músculo y para transportar sustancias vitales como el oxígeno. También las necesitamos para prevenir enfermedades: Los anticuerpos también están hechos de proteínas. El experto en nutrición Prof. Dr. Hans Hauner explica: «Hay 20 aminoácidos que son importantes para los humanos, algunos de los cuales son esenciales y tenemos que obtenerlos de nuestra dieta». Los aminoácidos no sólo se encuentran en fuentes de proteínas animales como los productos lácteos, el pescado, los huevos y la carne, como se suele suponer, sino también en alimentos de origen vegetal. «Semillas, cereales, frutos secos o legumbres: nuestro organismo también puede funcionar de forma excelente con estas fuentes de proteínas», revela el doctor Johannes Erdmann. El internista y diabetólogo añade: «A veces, el contenido en proteína es incluso superior al del pavo o del queso».

Pero, ¿cuánta proteína debemos consumir realmente? Es fácil de calcular: «Una persona sana necesita unos 0,8 gramos por kilogramo de peso corporal, para los niños, las mujeres embarazadas y lactantes, así como las personas mayores de 60 años y los deportistas de competición, se recomiensa algo más: de 1 a 1,2 gramos», dice Hauner. Cuantas menos proteínas comamos, antes volveremos a tener hambre. Pero los alimentos que contienen proteínas no sólo pueden mantenernos saciados durante mucho tiempo, además, consumen muchas calorías durante la utilización de las proteínas. Las proteínas vegetales suelen ser más saludables que las animales. Los estudios actuales demuestran que sobre todo las carnes rojas, como la ternera, el cerdo o el cordero, pueden ser perjudiciales para la salud», afirma el doctor Hauner. «El resultado puede ser una sobrecarga de los riñones, pero también diabetes, cáncer de colon y enfermedades cardiovasculares». Esto se debe también a las grandes cantidades de ácidos grasos saturados, sal y fosfato que contienen la carne procesada y los embutidos.

Sin embargo, las fuentes vegetales de proteínas ofrecen numerosos beneficios, como fibra, vitaminas, minerales y fitoquímicos. No obstante, la carne magra de ave, el pescado y el quark siguen siendo fuentes saludables de proteínas.

El secreto está en la mezcla

Pero una dieta puramente vegetal también cubre perfectamente las necesidades proteicas. La  palabra mágica es: combinalas. «Mezcla diferentes alimentos ricos en proteínas. De este modo, los aminoácidos se complementan y el organismo los metaboliza mejor», aconseja Erdmann. Esto no sólo es del agrado de vegetarianos y veganos, sino también de los amantes de los animales y de las personas que se preocupan por el medio ambiente. Es bien sabido que el balance medioambiental positivo de las proteínas vegetales es un factor importante. ¿Sabías, por ejemplo, que se necesitan 15.500 litros de agua para producir un kilogramo de carne de vacuno, el equivalente a unas 1.900 bañeras llenas? ¿O que el 90% de la cosecha mundial de cereales acaba como pienso en la ganadería intensiva? Se trata de enormes cantidades de alimentos básicos ricos en proteínas que, de otro modo, podrían utilizarse para otros fines. Por cierto: la soja para nuestro tofu procede principalmente de Europa. Así que no todos los productos de soja provocan la deforestación de la selva tropical.

Conclusión: Independientemente de si quieres evitar los alimentos de origen animal o simplemente seguir una dieta equilibrada, sana y consciente, las proteínas de origen vegetal tienen valiosos beneficios y no deberían de faltar en ninguna  dieta.

Carrito de compra